La clave para proteger a los niños que viajan en el vehículo es simple; deben ir correctamente sentados y sujetos en una silla de seguridad adecuada para su tamaño y peso.

Situaciones reales han demostrado que los niños corren un riesgo especial de sufrir lesiones provocadas por el inflado de los Airbags. De hecho, la mayoría de las fatalidades por Airbags han ocurrido cuando los niños sin cinturón son arrojados al tablero durante el frenado previo al impacto cuando se despliega el Airbag.

Kia recomienda encarecidamente que todos los niños de 12 años viajen correctamente sujetos, al centro del asiento trasero.

Para una mejor protección, siga estas reglas generales cuando transporte niños en el vehículo.

  • SIEMPRE coloque la silla para niños en el asiento trasero del vehículo, de preferencia al centro. La posición central del asiento trasero ofrece la mayor protección contra puntos de impacto potenciales con otros vehículos u objetos.  Siempre siga las instrucciones del fabricante de la silla y asegúrese de que esté firmemente sujeta al vehículo.
  • NUNCA bajo ninguna circunstancia, coloque una silla para niños/bebés orientada hacia atrás en el asiento delantero del vehículo, ya que sitúa la cabeza del bebé demasiado cerca del Airbag y al desplegarse puede causarle lesiones graves o fatales.
Siempre revise y consulte la información de funcionamiento en el manual del propietario. En caso de que este folleto contradiga al manual del propietario, se deberán seguir las instrucciones de este último.

  • Los niños que pasan a usar sillas de seguridad con elevación o de mayor tamaño deberán siempre continuar sentados en el asiento trasero.
  • Si niños de más edad viajan en el asiento delantero, asegúrese de que usen siempre el cinturón de seguridad y que el asiento esté corrido hacia atrás lo más lejos posible del tablero.

VOLVER AL INDICE